Santiago

Sobre Santiago Maldonado sabemos poco.

Que era un muchacho de 28 años que se dedicaba a vender artesanías.

Que el primero de agosto estaba en la provincia de Chubut.

Que le parecía necesario acompañar a la comunidad mapuche en sus reclamos.

Que cortó una ruta para exigir la liberación de su líder.

Que justo en ese momento, la Gendarmería ingresó ilegalmente al territorio y reprimió a los manifestantes.

Que Santiago estaba ahí. Que nunca más se supo de él.

Que se caratuló la causa como “desaparición forzada”. Que eso significa que lo desapareció el Estado. Y que fue por una decisión política. Ingresar ilegalmente, reprimir salvajemente y desaparecer a una persona. A Santiago. Al muchacho de 28 años. ¿Sabemos poco?


Siempre sospechamos que el Gobierno sabía mucho más. Por su defensa a ultranza de los gendarmes que participaron del hecho, porque dijeron que a Santiago lo tenían los mapuches y que era un cuadro de las FARC, porque lo habían visto en Chile, en una peluquería, trasladándose en un camión, porque en una ciudad todos eran igual que él y alguno de ellos tenía que ser.


Entonces tenía que estar vivo, burlándose de toda una sociedad que marchó a Plaza de Mayo y que se preguntó millones de veces dónde está Santiago Maldonado. Una pregunta que recorrió el mundo entero, de la cual se hicieron eco algunos medios de comunicación, clubes de fútbol, líderes religiosos y políticos, artistas, estudiantes, organismos de derechos humanos, ciudadanos/as de todos los colores. ¿Dónde está Santiago Maldonado? Todas las hipótesis del Gobierno fueron refutadas.

Todos/as nos preguntamos lo mismo. Excepto el Gobierno. Excepto Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Pablo Noceti. Cómplices.


Con el tiempo supimos que esta causa nos abrazaba a todos/as. Nos unía a su mamá Stella, a su hermano Sergio.

Nos sacamos fotos con su cara. Reflexionamos en familia, con amigos/as, compañeros/as. Vimos tantas veces su imagen que hasta mi hijo de cinco años lo reconoce en todos lados donde lo vemos. Me pregunto si como pueblo nos merecemos tener que conversar este tema en una cena familiar, en un aula, en una oficina, en una plaza, en un hospital, en un tren.


Nos duele esta desaparición forzada en plena democracia. Nos duele porque el Gobierno prometió terminar “con el curro de los derechos humanos” como promesa de campaña para llegar a la Casa Rosada y esa promesa -lamentablemente- se hizo carne en el cuerpo de Santiago.


Santiago, que es sinónimo de lucha por la libertad. Santiago, hoy te lloramos, pero seguirás vivo en nuestra memoria por siempre.






Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Secundaria del futuro o vaciamiento educativo?

Sobre la firma del Convenio Colectivo de Trabajo para los Preuniversitarios de la UBA